jueves, 1 de octubre de 2015

Hábitos, Técnicas de Estudio

Seguramente te has preguntado: ¿Por qué algunas personas parecen ser muy exitosas en sus estudios con el mínimo esfuerzo y otras por el contrario sufren para alcanzar una calificación aprobatoria? .


De hecho hay quienes parecen esforzarse casi nada para alcanzar buenos resultados, por el contrario algunos estudiantes sufren de verdad al acercarse el período de exámenes e incluso se enferman dado los altos niveles de estrés que presentan. 

Pero… ¿De qué depende que un estudiante sea exitoso o no?, ¿Qué podría hacer este estudiante para incrementar sus notas y obtener buenas calificaciones?, o bien ¿Qué es lo que hace un estudiante para comprender, analizar, sintetizar, idear estrategias o reflexionar?

Los factores son múltiples, sin embargo, hay algunos hábitos y técnicas de estudio que pueden ayudar a un mejor rendimiento escolar, por ejemplo:

  1. Lo primero que debes saber es que es muy importante darle a tu cuerpo y cerebro los nutrientes necesarios para lograr un buen desempeño en cualquiera de las áreas en las que te desenvuelvas, por lo que es necesario, llevar una dieta balanceada, hacer ejercicio y prevenir enfermedades para mantener un buen estado de salud. 
  2. Otro factor de suma importancia, es el descanso y las horas de sueño, cuida que duermas las horas suficientes para que tu cuerpo logre recuperarse de las actividades que realizas a lo largo del día y te llenes de energía para día siguiente.
  3. No te desveles, en ocasiones el sueño y la falta de atención en las clases es la fuente principal de los problemas para retener la información.
  4. Trata de mantener una actitud positiva y de apertura hacia los contenidos por aprender. Las propias resistencias y las actitudes negativas influyen en nuestro actuar y desempeño.

  5. Busca un espacio que sea exclusivo para tu estudio, de preferencia cómodo, con buena iluminación y ventilación.

  6. Realiza un calendario de tus actividades y programa un tiempo para repasar tus apuntes (en especial de las asignaturas que te parezcan más complejas).
  7. Toma notas y utiliza símbolos para jerarquizar las ideas y conceptos más importantes de un texto o de una clase.
  8. Antes de una presentación o exposición ensaya o práctica las veces que sea necesario y apóyate con material visual. 

miércoles, 11 de marzo de 2015






Cuando concluye el reclutamiento, el siguiente paso es "escoger" al candidato más adecuado para el puesto vacante entre las personas que aspiran al puesto.  Este proceso es delicado ya que si no seleccionamos al candidato conveniente, las repercusiones de contratar a una persona "inadecuada para el puesto" en tu empresa, pueden ir desde ineficiencia en el desempeño del trabajo, hasta la rescisión del contrato de trabajo, con todas sus consecuencias.  El proceso que facilita la buena elección de candidatos se llama selección y concluye cuando contratas a una de las  persona que solicitó el trabajo.  

La selección de personal es el proceso mediante el cual se evalúan capacidades, experiencias y habilidades de un candidato en relación a un puesto vacante, para elegir al más apto. Se insiste en que se trata de un proceso. Eso quiere decir que consta de varios pasos secuenciales que concluyen una vez que tomas la decisión de contratar a una persona.
 
Pasos para la Selección de Personal

A continuación, analizaremos cada uno de los pasos del proceso de selección.

Primer paso: Depurar las Solicitudes

En el proceso de reclutamiento, cada candidato llenó una solicitud. El primer paso del proceso de selección es revisar cada una de las solicitudes, analizando los datos de cada candidato.Escoja las solicitudes que van más acordes con las   necesidades de la empresa. 




 Los aspectos que deben tomarse en cuenta son:

- Distancia entre el domicilio y el lugar de trabajo.
- Escolaridad.
- Experiencia en el área.
- Experiencia laboral.
- Sueldo que solicita.

Otro aspecto importante por considerar, y que no es obvio, es la manera como el candidato llenó su solicitud. Hay que fijarse si está clara, limpia, ordenada o, por el contrario, si los datos son confusos, si la solicitud está sucia o desordenada. La manera en que una persona llena la solicitud, dice mucho de su personalidad y de la seriedad con la que se conduce.

Escoge las solicitudes de los candidatos que le parezcan más viables. Se sugiere elegir como mínimo tres solicitudes y máximo, cinco.  Vuelva a leer estas solicitudes y concerte una cita con cada uno de los candidatos para que los entreviste.

 
Segundo paso: Evaluación de los Candidatos

La evaluación de los candidatos se realiza utilizando básicamente tres herramientas que son:
- La entrevista.
- Los exámenes de habilidades o conocimientos.
- La evaluación psicotécnica, cuando es necesaria.


La Entrevista

La entrevista es un aspecto fundamental dentro de tu proceso de selección y prácticamente podría asegurar que del resultado de ella depende el 80% de la decisión de la contratación de una persona.  El primer punto para llevar a cabo la entrevista es propiciar un ambiente adecuado para realizarla.
 
Ambiente para la entrevista de selección

1. Disposición:
Cuide que, al realizar la entrevista, tenga el tiempo suficiente para atender a su candidato sin interrupciones, esté relajado y con disposición para escuchar al entrevistado.

2. Lugar de la entrevista:
Busque un lugar tranquilo, sin ruidos excesivos o personas que continuamente transiten por ahí, para llevar a cabo la entrevista.  Siéntese frente a frente con el candidato para facilitar la comunicación. Esta posición le permite observar mejor cómo se conduce su entrevistado.

3. Organización:
Organice su agenda, día a tus candidatos en días y horas precisas, de tal manera que transmita respeto por el tiempo de la otra persona y por el suyo propio.  Es desilusionante y poco respetuoso hacer esperar a cualquier persona por mucho trabajo que se tenga. Recuerde que tiene que transmitir a sus futuros empleados la formalidad y profesionalismo de su empresa.

4. Cómo efectuar la entrevista de selección

Para llevar a cabo tu entrevista, es necesario que tengas siempre presente y claro cuál es el perfil de la persona que busca para ese puesto.  En este sentido, su entrevista debe ser orientada a conocer y verificar si su candidato cuenta con las habilidades y características suficientes para realizar ese trabajo.


Los aspectos que debe considerar al efectuar una entrevista de selección son los siguientes:
a) Entrada.
b) Experiencia de trabajo.
c) Desarrollo académico
d) Área familiar.
e) Área personal.
f) Expectativas laborales

a) Entrada
Desde el saludo llama al candidato por su nombre y dirígete a él siempre “de usted”. Pregúntale cómo se enteró del empleo y por qué le interesó.

b) Experiencia de trabajo: En este momento de la entrevista lo que tienes que hacer es investigar sobre la experiencia laboral de tu candidato. Las preguntas que es conveniente formular son las siguientes:
¿Está usted trabajando actualmente?
Si la respuesta es sí, pregúntale, en dónde y si en su trabajo saben que está buscando empleo.
De cada empleo o experiencia de trabajo pregunta:

Cómo ingresó a ese trabajo? , En qué fecha?, qué puesto o puestos ocupó? y/o qué actividades desempeñó? y, finalmente, el motivo de salida y la fecha?


Ahora pregunte:
¿Cuál fue el trabajo que más le agradó y por qué?
¿Cuál fue el trabajo que más le desagradó y por qué?
¿Con cuál jefe o jefes se sintió trabajando más a gusto y por qué?
¿Con cuál jefe o jefes se sintió trabajando más a disgusto y por qué?

Pregunte si el candidato 
¿prefiere trabajar solo o en grupo y por qué?

·        La experiencia de trabajo de un candidato le permite conocer:
·     
         -  La estabilidad o pertenencia al trabajo.
·    -  Las actividades que más le gustan o se le facilitan.

    - El nivel de experiencia real que posee, en relación al puesto que solicita.

·      Cómo se relaciona el candidato en el trabajo con sus compañeros, con el jefe, con las personas externas a la empresa, y las posibles dificultades que tenga al interactuar.



c) Desarrollo académico
Es importante que conozca el nivel de escolaridad que posee su candidato para saber si es congruente con los intereses de la empresa y si corresponde al nivel que se requiere en el puesto. Algunas personas estudian algo sin que sea lo que realmente les interesa. Por otra parte, ve si el candidato tiene otros intereses académicos y de qué tipo son. Las preguntas que debes formular son:

¿Cuál fue el último grado de estudios que cursó?
¿Por qué no continuó estudiando?
¿Si existe la inquietud por continuar estudiando y qué ha hecho al respecto?


d) Área familiar
A través de estos puntos, conocerá cuál es el medio ambiente en donde se desenvuelve su candidato para conocerlo mejor. Tiene que verificar si su entorno familiar afecta o no a su trabajo, y cómo. Los aspectos que tiene que preguntar son:

¿Con quién vive, estado civil, edad, escolaridad, y ocupación de su pareja?
¿La Edad y escolaridad de los hijos?
¿Quién aporta la mayor parte de los ingresos económicos a la casa y cuánto aporta el candidato?
¡ apoya moral o económicamente a alguien que no viva con él ¡ ¿y por qué?


e) Área personal
En este punto se trata de conocer los intereses e inquietudes del candidato, así como su estado general de salud.  Recuerde que toda la información que vaya recabando sobre el candidato es para verificar que realmente corresponda a los requerimientos del puesto y de la empresa. No se pierda en el chisme. Las preguntas por formular son las siguientes:

¿Cuáles son sus metas?, tanto personales como de trabajo.
¿Cuáles son sus pasatiempos favoritos y con qué frecuencia los practica?
¿Cómo es en general su estado de salud, saber si ha padecido alguna enfermedad crónica, u operación?
Hace cuánto que se hizo el último examen médico y cuál fue el resultado?


f) Expectativas laborales
Este es el último punto de la entrevista. Se trata de investigar lo que espera el candidato de la empresa y el puesto. Los puntos que tiene que tocar en este momento de la entrevista son los siguientes:

¿Cuánto pretende ganar y por qué?
Explique ¿en qué consistiría su trabajo y pregúntele ¿por qué considera que podría hacerlo?
Preséntale alguna situación cotidiana de trabajo qué considere de mediana dificultad y pregúntele ¿cómo la resolvería?


Se trata de verificar que el sueldo que solicita el candidato va de acuerdo con lo que se ofrece, ya que puede ser que la persona solicite más salario, o menos. Esto indica cómo valora el candidato su trabajo.

Una vez que ha realizado la entrevista, y si el candidato le parece adecuado, explíquele que, como parte del procedimiento, tendrá que realizar exámenes de habilidades y/o conocimientos para el puesto que solicita.

No deje de archivar todas tus solicitudes, anexándoles los reportes de sus entrevistas, porque quizá en un futuro le puedan ser de utilidad. Guardando estos datos, podrá hacer una base de datos y consultarla cuando necesite algún nuevo candidato.  Recuerde: todas las personas somos útiles para algún tipo de trabajo, lo importante es saber ¿para cuál? y descubrirlo.



Exámenes de habilidades o conocimientos
Un examen es una prueba cuyo objetivo es valorar, hasta donde sea posible, de manera objetiva, los conocimientos mínimos requeridos para el puesto.  Este examen debe evaluar los conocimientos o habilidades necesarios para el trabajo, se tenga o no experiencia.


Para elaborar un examen de conocimientos o habilidades, de acuerdo al puesto vacante, es necesario, que tengas a mano, tanto la descripción del puesto como la requisición.

Una manera de comprobar si tu examen es aplicable y si mide lo que tiene que medir, es pedirle a la persona que actualmente ocupe el puesto, que lo resuelva y dé sus comentarios.

Evaluación psicotécnica

Este es un aspecto que sólo puede realizar un especialista en psicología industrial, ya que proporciona elementos finos acerca de la personalidad del futuro empleado y cómo podría repercutir ésta en el desempeño de su trabajo.
Se recomienda usar este servicio cuando por la naturaleza del trabajo, requieras una evaluación profunda de la personalidad del candidato. 

Generalmente, los empresarios contratan este servicio al evaluar personal para mandos intermedios o puestos de gran responsabilidad.

Tercer Paso:Verificar Referencias
Es importante verificar las referencias que el candidato proporcionó en su solicitud de empleo. Esto lo puedes hacer por teléfono. Le recomendamos hablar por lo menos con dos jefes anteriores y con dos personas que lo conozcan.

Cuando hable con sus jefes anteriores, pregúnteles si lo conocen y cómo fue en términos generales su desempeño en el trabajo mientras laboró con ellos; cuál fue la causa de su salida y si lo recomiendan o no para un nuevo trabajo. Pregunte finalmente si desean agregar algo más.

Cuando llame a las personas que lo conocen, pregúntales desde cuándo lo conocen, qué tipo de relación llevan y si lo recomiendan como una persona honrada y confiable para el trabajo.
No olvide dar las gracias a cada persona por la información y pongase a sus órdenes para cualquier cosa que en un futuro ellos quisieran añadir.

Una sugerencia útil antes de decidir a quién contratar es elaborar un pequeño resumen que incluya los datos más importantes o significativos de cada candidato. Esto te permitirá tener mayor claridad y objetividad para elegir al mejor elemento.

Cuarto Paso: Decidir a Quién Contratar

Con los datos que se recabaron en la solicitud, con la entrevista, y en la verificación de referencias y complementándolos con los resultados del examen de habilidades o conocimientos, puede evaluar globalmente a los distintos candidatos y elegir al que considere más adecuado.

Todos los candidatos tienen pros y contras. Se trata de escoger a la persona que pueda desempeñarse mejor en el puesto y en la empresa.

Por último, cuando se  hace una entrevista, aplica un examen, o lee una solicitud, observa "sin querer" algunos aspectos que pueden resultar importantes en un trabajo y que no son obvios, ni se infieren de los contenidos del proceso de selección. Algunos de estos elementos son la seguridad del candidato, su forma de expresarse, sus actitudes no verbales, su limpieza, otros.


jueves, 12 de febrero de 2015






Desde siempre se ha ligado mucho el tema de la presentación personal a lo que es la etiqueta y en efecto este es parte de ella, en la actualidad la apariencia personal es de mucha importancia y sobre todo en el ambiente de trabajo, ya que hay que recordar que al ser empleados o dueños de una empresa estamos representando a la misma y si nuestro cuidado y arreglo personal no está a la altura, nuestros clientes podrían interpretar que nuestro descuido se extiende hasta abarcar responsabilidades laborales, lo cual no debemos permitir.

Muchas veces escuchamos a otros decir que el bajo presupuesto destinado a cubrir los gatos en apariencia es el que no permite lucir de forma elegante e impecable, sin embargo teniendo en cuenta los siguientes puntos, será muy fácil lucir presentables no solo en el trabajo si no siempre.
Lo primero que tenemos que tomar en cuenta es que la primera impresión cuenta mucho más de lo que imaginamos. Una de las primeras cosas que notamos al ver a una persona es su higiene. Tanto hombres como mujeres debemos tener en cuenta que el cabello y uñas limpias, así como unos dientes blancos crean una impresión grata en los demás. 


La principal preocupación de muchas personas gira en torno a que usar. Muy conocidas son las historias de mujeres que tardan horas probándose muchas combinaciones de ropa por la mañana y terminan poniéndose el primer conjunto que probaron. Otra de las situaciones a las que muchos se enfrentan es tener mucho pero al mismo tiempo no tener nada, es decir, tener un closet lleno de ropa y zapatos, pero nada que combina entre sí. Un buen guardarropa con piezas básicas y de buena calidad es la solución a estos problemas y además un buen amigo de nuestro bolsillo.
Guardaropa Básico
Este incluye las piezas básicas y clásicas que no solo nos harán lucir presentables si no también prendas que se mantienen vigentes a lo largo del tiempo. Estas piezas son las siguientes:

Guardarropa básico femenino





 
  • Dos trajes sastre. Uno color negro y el otro azul marino.
  • Dos faldas formales cuyos colores pueden ser negros, azul marino, café o gris.
  • Dos blusas de colores sólidos.
  • Dos blusas con estampados discretos y no floreados.
  • Un suéter.
  • Un vestido negro de coctel.
  • Un par de jeans clásicos.
  • Dos blusas de vestir.
  • Dos tops casuales.
  • Una chaqueta deportiva.
  • Un pantalón casual.

Guardarropa básico masculino


    • Un traje color oscuro.
    • Tres pantalones de corte recto. De colores como: negro, azul marino o marrón.
    • Dos camisetas blancas.
    • Una chaqueta deportiva.
    • Tres camisas de botones en colores sólidos, una de ellas en blanca.
    • Tres corbatas en colores sólidos.
    • Un jeans de corte clásico.
    • Un suéter en cuello V.
    • Dos camisas sport en colores sólidos.
    • Dos camisas tipo polo.
    • Un cinturón negro y uno café.


Los colores



Luego de conocer las prendas básicas que debemos tener en nuestro closet, pasemos a ver el tema de los colores.

Todos tenemos una lista de características que observamos siempre antes de adquirir una nueva pieza para nuestro closet como el precio, la calidad, el lugar donde la vamos a comprar, si es adecuada para una ocasión especifica y también nos fijamos en el color, buscamos el que más nos gusta, el más encubridor o el de moda, sin embargo más allá de todo esto debemos usar los colores como nuestros aliados para lucir mejor. 


Existen una gran variedad de colores a escoger según nuestro tono de piel. Dos tonos que van bien a cualquier persona son el blanco y el negro a ambos debemos sacarles mucho partido ya que combinan bien con otro colores y los dos son adecuados para la oficina. El color de piel está determinado por la cantidad y tipo del pigmento melanina en ella. Existen dos tipos de melanina: la feomelanina (de rojo a amarillo) y la eumelanina (de marrón oscuro a negro). 

Lo primero entonces es determinar cuál es el tono de su piel. Los tonos de piel se dividen en estaciones, para comenzar tenemos a las personas de invierno quienes tienen tonos subcutáneos azules o rosados. Las personas de invierno son generalmente de piel oscura, oliva o muy blanca con cabello negro o café oscuro. Los colores que mejor les van son los grises, azules, colores de fuerte contraste, rosados, verdes, morados, rojo o amarillo limón. Con respecto al rojo hay que tener en cuenta que no es un color apto para la oficina.

También las personas de verano poseen tonos subcutáneos azules o rosados igual que las de invierno pero su piel es rosada y pálida y suelen ser rubios de ojos claros. Las personas que entren en la categoría de verano, deben inclinarse hacia los colores pastel y los colores suaves o neutrales, de tonalidades rosas y azules, lavanda, ciruela y azul oscuro le sientan ya que les sienta de maravillas.

La gente que puede clasificarse como de otoño tiene tonos subcutáneos dorados. Muchos pelirrojos con ojos color miel pueden clasificarse en esta categoría. Si su piel entra en la categoría otoñal, la ropa que elija deberá tener tonos dorados, color camello, beige, naranja y marrón oscuro. No darán un buen resultado los colores de la gama del azul, como por ejemplo el azul marino.


Por último, aquellas personas de la estación primavera también poseen tonos subcutáneos dorados pero generalmente tienen piel color durazno o crema, suelen ser rubias o pelirrojas, tener pecas, mejillas rosadas y ojos verdes o azules. Las personas de la categoría primavera pueden usar colores parecidos a quienes pertenecen a la categoría otoño: beige, camello, amarillo dorado y marrón dorado y siempre evitando colores oscuros o apagados.

Es difícil diferencias una complexión primavera y una de otoño. La diferencia radica en que las de primavera en su mayoría tienen ojos claros, mientras que las otoñales se inclinan hacia los tonos oscuros en sus ojos.



Tips ligeros en cuanto a la vestimenta


 
Debemos evitar ser víctimas de la moda, no está mal irnos de compras y adquirir piezas de temporada, sin embargo la mejor manera de cuidar nuestro presupuesto y no llenar nuestro closet de ropa o accesorios que pasados unos meses no volveremos a usar es comprar una prenda de temporada que podamos mezclar con nuestro guardarropa básico. Por ejemplo si nos gusta la moda animal print, una bufanda para mezclar con una blusa básica. Es importante también usar nuestra creatividad e imprimir nuestro sello personal a la hora de vestir.

Nos encontramos a veces también con el requisito de usar uniforme en nuestro trabajo. En este caso es indispensable que llevemos el uniforme tal y como se debe. No agregar elementos ajenos a el y si ya esta muy gastado adquirir uno nuevo.

Tanto para mujeres y hombres es importante que siempre tengamos en cuenta que menos es más, esta frase aplica para todo ya que hay que recordar, que la moda, los accesorios, y el maquillaje (en el caso de las mujeres) deben cumplir la función de hacer resaltar nuestros atributos y hacernos lucir impecables a toda hora del día, por lo tanto los accesorios deben ser sencillos y discretos, sobre todo cuando estamos dentro de la oficina. Para las mujeres: el maquillaje debe ser suave, en cuanto a los accesorios un par de aretes, una pulsera, un collar conservador y un reloj son suficientes y adecuados. En el caso de los hombres, un reloj, unas mancuernillas de buena calidad y un anillo, son los accesorios ideales y justos.

Usemos uniforme o no, es importante portar siempre nuestra ropa limpia y planchada.
Para asistir al trabajo evitemos combinaciones en alto contraste en nuestra ropa, por ejemplo rojo con verde. Los caballeros deben evitar el uso de corbatas con figuritas o estampados muy llamativos.


Para los compromisos que surgen en horas después de las laborales, es conveniente que una mujer cargue un pequeño bolso con un par de sandalias y un estuche de maquillaje para retocar y aplicar tonos un poco más fuertes. Un collar o prescindir de la chaqueta serían ideales para un coctel después del trabajo. Para los hombres, el cambio de zapatos, mancuernillas y/o corbata es suficiente.

Uno de los accesorios que en lo personal nunca deben faltar es una buena cartera y hay que saber escogerla en base a 2 principios: calidad y funcionalidad. Una cartera de buena calidad nos garantiza durabilidad. En cuanto a la funcionalidad al escoger nuestra primera cartera debemos optar por una básica de color negro, ya que combina con todo y es apta para muchas ocasiones. Una cartera mediana es la adecuada para el trabajo. Las carteras modernas son para vestimenta casual.

Para finalizar, siempre pongamos atención a las etiquetas que trae nuestra ropa con relación a su cuidado separar las prendas por color a la hora de lavar, llevar a tintorería las prendas delicadas o que tienen manchas difíciles de quitar, también pongamos atención a la hora de regular la plancha ya que no toda pieza requiere la misma cantidad de calor y/o tiempo. Estos cuidados nos traerán 3 beneficios importantes: nuestra ropa durará más tiempo, no tendremos que gastar con tanta frecuencia en prendas de vestir y además siempre luciremos presentables. 


Unordered List

Sample Text

Páginas vistas en total

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS AQUI

Lic.Candy Liset Posada. Con la tecnología de Blogger.

Buscar este blog

Entradas populares

Popular Posts

Text Widget