jueves, 12 de febrero de 2015






Desde siempre se ha ligado mucho el tema de la presentación personal a lo que es la etiqueta y en efecto este es parte de ella, en la actualidad la apariencia personal es de mucha importancia y sobre todo en el ambiente de trabajo, ya que hay que recordar que al ser empleados o dueños de una empresa estamos representando a la misma y si nuestro cuidado y arreglo personal no está a la altura, nuestros clientes podrían interpretar que nuestro descuido se extiende hasta abarcar responsabilidades laborales, lo cual no debemos permitir.

Muchas veces escuchamos a otros decir que el bajo presupuesto destinado a cubrir los gatos en apariencia es el que no permite lucir de forma elegante e impecable, sin embargo teniendo en cuenta los siguientes puntos, será muy fácil lucir presentables no solo en el trabajo si no siempre.
Lo primero que tenemos que tomar en cuenta es que la primera impresión cuenta mucho más de lo que imaginamos. Una de las primeras cosas que notamos al ver a una persona es su higiene. Tanto hombres como mujeres debemos tener en cuenta que el cabello y uñas limpias, así como unos dientes blancos crean una impresión grata en los demás. 


La principal preocupación de muchas personas gira en torno a que usar. Muy conocidas son las historias de mujeres que tardan horas probándose muchas combinaciones de ropa por la mañana y terminan poniéndose el primer conjunto que probaron. Otra de las situaciones a las que muchos se enfrentan es tener mucho pero al mismo tiempo no tener nada, es decir, tener un closet lleno de ropa y zapatos, pero nada que combina entre sí. Un buen guardarropa con piezas básicas y de buena calidad es la solución a estos problemas y además un buen amigo de nuestro bolsillo.
Guardaropa Básico
Este incluye las piezas básicas y clásicas que no solo nos harán lucir presentables si no también prendas que se mantienen vigentes a lo largo del tiempo. Estas piezas son las siguientes:

Guardarropa básico femenino





 
  • Dos trajes sastre. Uno color negro y el otro azul marino.
  • Dos faldas formales cuyos colores pueden ser negros, azul marino, café o gris.
  • Dos blusas de colores sólidos.
  • Dos blusas con estampados discretos y no floreados.
  • Un suéter.
  • Un vestido negro de coctel.
  • Un par de jeans clásicos.
  • Dos blusas de vestir.
  • Dos tops casuales.
  • Una chaqueta deportiva.
  • Un pantalón casual.

Guardarropa básico masculino


    • Un traje color oscuro.
    • Tres pantalones de corte recto. De colores como: negro, azul marino o marrón.
    • Dos camisetas blancas.
    • Una chaqueta deportiva.
    • Tres camisas de botones en colores sólidos, una de ellas en blanca.
    • Tres corbatas en colores sólidos.
    • Un jeans de corte clásico.
    • Un suéter en cuello V.
    • Dos camisas sport en colores sólidos.
    • Dos camisas tipo polo.
    • Un cinturón negro y uno café.


Los colores



Luego de conocer las prendas básicas que debemos tener en nuestro closet, pasemos a ver el tema de los colores.

Todos tenemos una lista de características que observamos siempre antes de adquirir una nueva pieza para nuestro closet como el precio, la calidad, el lugar donde la vamos a comprar, si es adecuada para una ocasión especifica y también nos fijamos en el color, buscamos el que más nos gusta, el más encubridor o el de moda, sin embargo más allá de todo esto debemos usar los colores como nuestros aliados para lucir mejor. 


Existen una gran variedad de colores a escoger según nuestro tono de piel. Dos tonos que van bien a cualquier persona son el blanco y el negro a ambos debemos sacarles mucho partido ya que combinan bien con otro colores y los dos son adecuados para la oficina. El color de piel está determinado por la cantidad y tipo del pigmento melanina en ella. Existen dos tipos de melanina: la feomelanina (de rojo a amarillo) y la eumelanina (de marrón oscuro a negro). 

Lo primero entonces es determinar cuál es el tono de su piel. Los tonos de piel se dividen en estaciones, para comenzar tenemos a las personas de invierno quienes tienen tonos subcutáneos azules o rosados. Las personas de invierno son generalmente de piel oscura, oliva o muy blanca con cabello negro o café oscuro. Los colores que mejor les van son los grises, azules, colores de fuerte contraste, rosados, verdes, morados, rojo o amarillo limón. Con respecto al rojo hay que tener en cuenta que no es un color apto para la oficina.

También las personas de verano poseen tonos subcutáneos azules o rosados igual que las de invierno pero su piel es rosada y pálida y suelen ser rubios de ojos claros. Las personas que entren en la categoría de verano, deben inclinarse hacia los colores pastel y los colores suaves o neutrales, de tonalidades rosas y azules, lavanda, ciruela y azul oscuro le sientan ya que les sienta de maravillas.

La gente que puede clasificarse como de otoño tiene tonos subcutáneos dorados. Muchos pelirrojos con ojos color miel pueden clasificarse en esta categoría. Si su piel entra en la categoría otoñal, la ropa que elija deberá tener tonos dorados, color camello, beige, naranja y marrón oscuro. No darán un buen resultado los colores de la gama del azul, como por ejemplo el azul marino.


Por último, aquellas personas de la estación primavera también poseen tonos subcutáneos dorados pero generalmente tienen piel color durazno o crema, suelen ser rubias o pelirrojas, tener pecas, mejillas rosadas y ojos verdes o azules. Las personas de la categoría primavera pueden usar colores parecidos a quienes pertenecen a la categoría otoño: beige, camello, amarillo dorado y marrón dorado y siempre evitando colores oscuros o apagados.

Es difícil diferencias una complexión primavera y una de otoño. La diferencia radica en que las de primavera en su mayoría tienen ojos claros, mientras que las otoñales se inclinan hacia los tonos oscuros en sus ojos.



Tips ligeros en cuanto a la vestimenta


 
Debemos evitar ser víctimas de la moda, no está mal irnos de compras y adquirir piezas de temporada, sin embargo la mejor manera de cuidar nuestro presupuesto y no llenar nuestro closet de ropa o accesorios que pasados unos meses no volveremos a usar es comprar una prenda de temporada que podamos mezclar con nuestro guardarropa básico. Por ejemplo si nos gusta la moda animal print, una bufanda para mezclar con una blusa básica. Es importante también usar nuestra creatividad e imprimir nuestro sello personal a la hora de vestir.

Nos encontramos a veces también con el requisito de usar uniforme en nuestro trabajo. En este caso es indispensable que llevemos el uniforme tal y como se debe. No agregar elementos ajenos a el y si ya esta muy gastado adquirir uno nuevo.

Tanto para mujeres y hombres es importante que siempre tengamos en cuenta que menos es más, esta frase aplica para todo ya que hay que recordar, que la moda, los accesorios, y el maquillaje (en el caso de las mujeres) deben cumplir la función de hacer resaltar nuestros atributos y hacernos lucir impecables a toda hora del día, por lo tanto los accesorios deben ser sencillos y discretos, sobre todo cuando estamos dentro de la oficina. Para las mujeres: el maquillaje debe ser suave, en cuanto a los accesorios un par de aretes, una pulsera, un collar conservador y un reloj son suficientes y adecuados. En el caso de los hombres, un reloj, unas mancuernillas de buena calidad y un anillo, son los accesorios ideales y justos.

Usemos uniforme o no, es importante portar siempre nuestra ropa limpia y planchada.
Para asistir al trabajo evitemos combinaciones en alto contraste en nuestra ropa, por ejemplo rojo con verde. Los caballeros deben evitar el uso de corbatas con figuritas o estampados muy llamativos.


Para los compromisos que surgen en horas después de las laborales, es conveniente que una mujer cargue un pequeño bolso con un par de sandalias y un estuche de maquillaje para retocar y aplicar tonos un poco más fuertes. Un collar o prescindir de la chaqueta serían ideales para un coctel después del trabajo. Para los hombres, el cambio de zapatos, mancuernillas y/o corbata es suficiente.

Uno de los accesorios que en lo personal nunca deben faltar es una buena cartera y hay que saber escogerla en base a 2 principios: calidad y funcionalidad. Una cartera de buena calidad nos garantiza durabilidad. En cuanto a la funcionalidad al escoger nuestra primera cartera debemos optar por una básica de color negro, ya que combina con todo y es apta para muchas ocasiones. Una cartera mediana es la adecuada para el trabajo. Las carteras modernas son para vestimenta casual.

Para finalizar, siempre pongamos atención a las etiquetas que trae nuestra ropa con relación a su cuidado separar las prendas por color a la hora de lavar, llevar a tintorería las prendas delicadas o que tienen manchas difíciles de quitar, también pongamos atención a la hora de regular la plancha ya que no toda pieza requiere la misma cantidad de calor y/o tiempo. Estos cuidados nos traerán 3 beneficios importantes: nuestra ropa durará más tiempo, no tendremos que gastar con tanta frecuencia en prendas de vestir y además siempre luciremos presentables. 


11 comentarios:

Publicar un comentario

No olvides dejar tu comentario

Unordered List

Sample Text

Páginas vistas en total

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS AQUI

Lic.Candy Liset Posada. Con la tecnología de Blogger.

Buscar este blog

Entradas populares

Popular Posts

Text Widget